Centro de desintoxicacion barcelona|desintoxicacion cocaina barcelona

COCAÍNA

Es un polvo blanco que se extrae del arbusto de la coca. Es cristalino e inodoro, pero de sabor bastante amargo. Fue utilizada inicialmente como anestésico local en ciertas intervenciones quirúrgicas, pero cuando se descubrió su gran potencial adictivo, fue reemplazada como anestésico por otro tipo de fármacos que no creaban dependencia.

La cocaína se aisló por vez primera en 1859, y pronto se comercializó a gran escala. Su publicidad fue aún más intensa que la de la morfina o la de la heroína, pues pasaba como producto o "alimento para los nervios" y "forma inofensiva de curar la tristeza". Sigmund Freud, creador del psicoanálisis, fue la primera autoridad mundial sobre esta droga, que, según algunos, consumió a diario durante muchos años.

Hacia 1890, ya hay en el mercado un centenar de bebidas que contienen extractos muy condensados de coca o cocaína pura. La más célebre será el French Wine of Coca, Ideal Tonic, un espumoso alcohólico de base cocaínica, registrado y comercializado como Coca-Cola en 1885. Al año siguiente, viendo que empezaba a gestarse la Ley Seca, se le suprimió el alcohol, se le añadió nuez de coca (que contiene cafeína) y esencias de agrios para realzar el sabor, lanzando al mercado la Coca-Cola como "remedio soberano" y "bebida desalterante". Los posibles riesgos que contenía la coca aconsejaron suprimirla de la bebida en el año 1904. En Estados Unidos se ilegalizó en 1914. Tras algunas disputas, la cocaína sugiere a principios del s. XX tres actitudes básicas: Unos creen que su capacidad para producir estados dulcísimos la hace mortífera; otros pretenden que es una panacea terapéutica rara vez abusada, y otros piensan que resulta tan útil para algunas finalidades y personas como inútil para finalidades o personas distintas.

Dependiendo del tratamiento químico que reciba, la cocaína puede extraerse en forma de hidrocloruro, clorhidrato o hidroclorito. En el argot de las drogas, los encargados de procesar la cocaína reciben el apelativo de "cocineros". Un buen cocinero puede convertir un quilo de pasta en casi el mismo peso de cocaína. Para hacerlo, se necesitan los siguientes precursores: permanganato de potasio para suprimir los alcaloides que no son esenciales mediante la oxidación; disolventes orgánicos como acetona, éter, benzol o tolueno y algún ácido como el clorhídrico que reacciona con el alcaloide de la cocaína formando una sal cristalina. Un riesgo añadido al consumo de cocaína es la facilidad con que se puede adulterar.

En el argot de la droga, se la denomina "nieve" o "raya", porque en efecto, se trata de un polvo blanco que da la idea de nieve. "Raya" es la denominación que hace referencia a su forma de consumo. Cuando se esnifa se coloca en forma de raya para que con una inspiración fuerte por la nariz pueda absorberse el polvo. De todos modos, hay que distinguir las distintas formas de cocaína que llegan a utilizarse. Por ejemplo; sulfato de cocaína, pasta base, etc., es el resultado de la maceración de las hojas de coca con diversos productos, entre ellos el ácido sulfúrico. Es fumable. Y es la base de la que se parte para elaborar el clorhidrato de cocaína, que es lo que llamamos normalmente cocaína para ser esnifada o inyectada. Esta es la forma habitual de coca que se esnifa. No se fuma, porque se descompone por el calor.

Cocaína free base es la cocaína clorhidrato liberada de los iones Cl H o sal, quedando la cocaína alcaloide libre. Se fuma. En realidad se reserva esta denominación cuando el proceso se hace con solventes volátiles –en general éter- lo que induce a confusión con el Crack, que es una cocaína free base amalgamada con bicarbonato sódico.

Cabe señalar que ninguna droga estimulante de diseño, ha alcanzado tanto renombre como el Crack. Fumado en pipas, o aspirando el humo derivado de calentarlo sobre papel de plata, el crack produce una euforia superior a la cocaínica, aunque aún más breve, con lo cual, el riesgo de generar dependencia es muy rápido y elevado. El usuario tipo de este tóxico, tiene muchos rasgos en común con el heroinómano; es incapaz de dosificar el producto y –como el alcohólico- sigue tomando hasta que la droga se agota o le rinde la fatiga, a veces tras no dormir durante días.

FORMAS DE ADULTERACIÓN DE LA COCAÍNA

Hay dos tipos de "cortes" o adulterantes para la cocaína. Los cortes inactivos sirven para dar peso: lactosa, talco, bórax, o cualquier otra substancia que se parezca a la cocaína y no tenga efectos colaterales perceptibles de manera inmediata. Para compensar la potencia perdida en la adulteraciones, se le añaden también cortes activos, que pueden ser de dos clases: excitantes (anfetaminas en polvo) para que tenga una subida fuerte y congelantes (novocaína o benzocaína) para imitar el efecto característico de adormilar la boca de la auténtica cocaína. La prueba más efectiva para detectar adulterantes se realiza a nivel térmico: la cocaína se funde entre los 192 y los 197 grados centígrados, por lo tanto, cualquier ingrediente que llegue a fundirse antes o después, no puede ser cocaína. Empíricamente se puede realizar con ayuda de un pedazo de papel aluminio o de los metalizados que vienen en las cajas de cigarros. Se coloca la muestra de cocaína encima del papel y por debajo se calienta con un encendedor. Si es pura, hace burbujas y deja una película marrón claro; si no lo es se ennegrece y deja grumos. La inmensa mayoría de los consumidores no sabe reconocerla por la sencilla razón de que nunca la ha visto ni la ha probado pura. Algunos aficionados a la cocaína están tan habituados a las anfetaminas y otros adulterantes que son en todos sentidos y para todos los fines, adictos al corte que pagan muy por encima de lo que éste vale en el mercado legal.

FORMAS DE CONSUMO DE LA COCAÍNA

La vía de administración más frecuente es la nasal; pero también se inyecta intramuscular, subcutánea e intravenosa; o se administra por conducto oral, rectal, o vaginal, o se fuma sola o mezclada con heroína. Si viene en grumos, la cocaína se pulveriza con cualquier navaja o tarjeta plástica. El polvo se coloca sobre una superficie plana formando "rayas" que mediante una cánula o un billete enrollado como tal, se van aspirando por una fosa nasal, mientras la otra se tapa con la mano. El polvo previamente disuelto en agua destilada sólo puede inyectarse a nivel subcutáneo o intravenoso si se está seguro de que tiene una pureza mayor al 80%, de otra manera puede estar cortada con sustancias que no sean hidrosolubles (ver formas de adulteración). El polvo de cocaína también puede fumarse "en base" siguiendo este procedimiento: se llena con agua una cuchara hasta la mitad, se vierte una porción de cocaína por dos de bicarbonato o amoníaco y se calienta con un encendedor hasta que se forman unas piedras que pueden fumarse en una pipa común o en alguna improvisada con latas, por ejemplo.

RIESGOS PARA LA SALUD Y DEPENDENCIA DE LA COCAÍNA

La cocaína es una de las drogas más peligrosas que existen actualmente. Puede ser aún más dañina que la heroína. Los grandes riesgos que comporta su consumo no han sido todavía reconocidos tanto por el público en general como por muchos médicos.

Las dosis bajas de cocaína pura rondan entre los 50 y los 100 mg; las medias entre 150 y 200 mg; y las altas entre 250 y 500 mg. En consumidores no habituales, sobrepasar el gramo puede ser letal. El consumo de cocaína ocasiona midriasis (dilatación de pupilas), disminución de la sensibilidad al frío, aumento de la temperatura corporal, de la presión sanguínea y aceleración de la frecuencia cardiaca. Como resultado de la acción supresora en los centros reguladores de apetito en el cerebro, también se experimenta falta de apetencia. Como la cocaína es un vasoconstrictor, su inhalación constante provoca la degeneración del tejido local dañando las mucosas nasales.

En caso de ser fumada habitualmente, ocasiona infecciones en las vías respiratorias e incluso puede llegar a provocar un edema pulmonar. Los síntomas de abuso comienzan pareciéndose a los de un resfriado crónico combinado con insomnio y pérdida de peso. En casos graves de abuso, se experimentan mareos, vómitos, irritabilidad, convulsiones y alucinaciones con temas recurrentes como insectos que circulan bajo la piel; además de perforación del tabique nasal en caso de inhalarla, infecciones cutáneas en caso de inyectarla o hemorragias pulmonares en caso de fumarla. La exposición a la cocaína durante el desarrollo fetal es altamente susceptible de producir daños irreparables en los recién nacidos. Los daños sobre el Sistema Nervioso Central son a menudo irreparables. La mezcla de cocaína con heroína ("speedbaall") puede provocar la muerte.

La cocaína en sus diferentes variedades de consumo, es una de las substancias psicoactivas más adictivas que existen, puesto que su efecto es extremadamente rápido y de corta duración.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en likedIn Compartir en google Compartir en yahoo