Centro de desintoxicacion barcelona|desintoxicacion cocaina barcelona

HEROÍNA

En 1883,el químico alemán Heinrich Dreser aisló un opiáceo nuevo gracias a la acetilización del clorhidrato de morfina, con lo cual obtuvo diacetilmorfina, nombre científico de la heroína. La heroína apareció en el mercado de la mano de unos reconocidos laboratorios farmacéuticos como medicamento para tratar la tuberculosis. La acción de esta nueva droga sobre las vías respiratorias inhibiendo el reflejo de la tos  era tal, que se creyó que había sido vencida definitivamente la tuberculosis, por lo que se le dio el nombre de heroína (Heroish, remedio enérgico). Pronto se vio que, aunque su efecto anestésico era muy similar al de la morfina, la heroína era más activa, por lo que podía utilizarse en dosis menores logrando el mismo efecto con las consiguientes ventajas a nivel de acumulación en los tejidos. Sin embargo, ciertos efectos estimulantes y no sólo analgésicos la diferenciaban de la morfina, por lo que durante mucho tiempo se recomendó como cura para el hábito producido por ésta. En poco tiempo se demostró que la dependencia que generaba la heroína era mucho más intensa que la de la morfina.

FORMAS DE ADULTERACIÓN DE LA HEROINA

Como todos los opiáceos de venta ilícita, la heroína puede adulterarse con quinina, lactosa, azúcar, almidón, leche en polvo, etc, y otros fármacos depresores del SNC como barbitúricos y sedantes. Se han encontrado algunos casos de sustitución total de heroína por pentazocina más el antihistamínico tripelenamina. La droga llamada Speedball no es más que cocaína mezclada con heroína. Diversas leyendas urbanas dicen que la heroína de la calle también puede ser cortada con estricnina u otros venenos, extremos que no están  documentados con precisión. Debido a que los consumidores de heroína desconocen la fuerza real de la droga o su verdadero contenido, corren el riesgo sufrir un envenenamiento por adulteración, o una sobredosis letal.

FORMAS DE CONSUMO DE LA HEROINA

Heroína

Desgraciadamente, la vuelta al consumo de la heroína, es una realidad palpable. Actualmente la heroína resulta más barata que la cocaína, de ahí que vuelva a introducirse en el mercado del consumo. Tradicionalmente se ha consumido por vía intravenosa, pero el temor al contagio por compartir la jeringuilla ha hecho que muchos de los adictos prefieran consumirla fumándola en “chinos” (especie de cigarrillo fabricado con papel de aluminio). El “rebujao” o “mezcla” es otra de las vías por la que se está introduciendo, sobretodo entre los consumidores más jóvenes puesto que es muy barata. Consiste en una mezcla de heroína con base de coca. Es de muy bajo costo y de un poder adictivo enorme. A dosis altas es letal.

RIESGOS PARA LA SALUD DE LA HEROINA

Los efectos que produce la administración de heroína se producen a los 3-5 minutos del consumo, y duran alrededor de las 3 o 4 horas. Si bien las primeras veces que se utiliza acostumbra a provocar náuseas, vómitos y rechazo, los efectos que produce son de euforia heroina fumada y bienestar. Muchos consumidores dicen que la sensación que reciben es parecida a la de un orgasmo. A nivel físico produce miosis (contracción de las pupilas), insensibilidad al dolor, disminución de la presión arterial, del ritmo respiratorio y del deseo sexual, e incoordinación muscular. Adictiva y destructiva, el abuso de la heroína está asociado a graves consecuencias para la salud, incluyendo sobredosis mortal, aborto espontáneo, obstrucción de las venas y, particularmente en el caso de los usuarios que se la inyectan, enfermedades infectocontagiosas como el VIH i la hepatitis. Entre los riesgos psiquiátricos que plantea, graves alteraciones de la personalidad, problemas de memoria, trastornos de ansiedad y depresión. La dependencia que genera hace muy difícil abandonar su uso.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en likedIn Compartir en google Compartir en yahoo